domingo, 15 de mayo de 2011

¿Existió realmente Jesús? Posturas pseudo-científicas (I): el Jesús cósmico de Earl Doherty

Después de haber hecho un rápido repaso por las posturas de autores que, honradamente, han creído que Jesús (repito, un predicador judío, sin entrar en las creencias particulares de cada uno, que respeto) no existió, vamos a dedicar unas páginas a panfletos que niegan la existencia de Jesús en "trabajos" sin el más mínimo rigor histórico pero que, desgraciadamente, han tenido cierto eco. Comenzamos con Earl Doherty.

       Este personaje se ha hecho famoso gracias a Internet y no se sabe de él casi nada, salvo que es canadiense. En su página web dice que tiene un título (degree) en lenguas clásicas, sin mencionar por qué universidad, lo cual es sospechoso. En alguna web se ha dicho que un libro suyo titulado El rompecabezas de Jesús es una Tesis Doctoral, lo cual es mentira, puesto que no figura en las bases de datos de tesis doctorales de Estados Unidos y Canadá. Su fama, como digo, se debe única y exclusivamente a Internet, pues no hay ningún especialista que lo haya tomado en serio.

Si G.A. Wells dice, como se ha visto, que Pablo habla de un Jesús perdido en un pasado indefinido, Doherty dice en su panfleto que Pablo no conoce nada de un Jesús terrenal sino que habla de un Jesús cósmico y espiritual que no anduvo jamás por este mundo sino que forma parte de un mundo paralelo.

No sé si es necesario que lo refute. Basta con leer sin intermediarios las cartas de Pablo para darse cuenta de esa monstruosidad. Veamos algunas muestras:

·      Pablo dice expresamente que Jesús era un hombre: “Si por el delito de uno solo murieron todos ¡cuánto más la gracia de Dios y el don otorgado por la gracia de un solo hombre Jesucristo, se han desbordado sobre todos!” (Romanos 5:15). “Habiendo venido por un hombre la muerte, también por un hombre viene la resurrección de los muertos” (1 Cor. 15:21)
·      Desearía ser yo mismo anatema, separado de Cristo, por mis hermanos, los de mi raza según la carne  -los israelitas-, de los cuales es la adopción filial, la gloria, las alianzas, la legislación, el culto, las promesas, y los patriarcas; de los cuales también procede Cristo según la carne” (Rom. 9:2-5). Si Pablo no habla de un Jesús con un cuerpo físico, ¿cómo es que tiene ancestros humanos?
·       Por vuestra parte, os hicisteis imitadores nuestros y del Señor” (1 Tes. 1:6). “Sed imitadores míos como yo lo soy de Cristo” (1 Cor. 11:1). ¿Imitaba Pablo a un espíritu? Es mucho más natural imitar a un hombre terrenal que a un ser celestial.
·      También dice Pablo que Jesús es “nacido de mujer” (Gal. 4:4) y “del linaje (lit. semen) de David según la carne” (Rom. 1:3), lo cual reitera cuando dice "Isaías dice: Aparecerá el retoño de Jesé [padre de David], el que se levanta para imperar sobre los gentiles. En él pondrán los gentiles su esperanza." 
·      Jesús fue crucificado “por los príncipes de este mundo” (1 Cor. 2:8)
·      También resulta curioso que un ser cósmico que nunca ha estado en este mundo tenga hermanos, cene, sea entregado, cuelgue de un madero o sea sepultado”

Al margen de las epístolas paulinas, Doherty también utiliza la anónima Epístola a los Hebreos, argumentando que dice explícitamente que Jesús nunca estuvo en este mundo sino que ha de venir cuando dice: que "Pues todavía un poco, muy poco tiempo; y el que ha de venir vendrá sin tardanza" (Hebreos 10:37)

Utilizar esta cita como argumento es pura manipulación o pura ignorancia, pues está claro que el autor se refiere a una segunda venida, ya que en el mismo texto se dice "Y del mismo modo que está establecido que los hombres mueran una sola vez, y luego el juicio, así también Cristo, después de haberse ofrecido una sola vez = para quitar los pecados de la multitud, = se aparecerá por segunda vez" (Hebreos 9:37-38a).
 
Además, existen otros versículos que muestran claramente que el autor de Hebreos piensa en un Jesús terrenal: 
  •   "El cual, habiendo ofrecido en los días de su vida mortal ruegos y súplicas con poderoso clamor y lágrimas al que podía salvarle de la muerte..." (Hebreos 5:7) 
  •    “Los cuerpos de los animales, cuya sangre lleva el Sumo Sacerdote al santuario para la expiación del pecado, son quemados fuera del campamento. Por eso, también Jesús, para santificar al pueblo con su sangre, padeció fuera de la puerta. Así pues, salgamos donde él, fuera del campamento, cargando con su oprobio” (Hebreos 13:11-13)
 
La actitud de Doherty hacia estos versículos varía. En unos casos, no los menciona, bien porque los ignora, bien porque no le conviene.

       En otros casos, adopta una táctica huidiza refugiándose en expertos que no menciona (el que no mencione nombres de quienes pueden avalar sus opiniones es altamente sospechoso). Por ejemplo, con relación a los “príncipes de este mundo” dice que “la mayoría de los académicos concuerdan en que él no se está refiriendo a legisladores temporales sino a las fuerzas espirituales y demoníacas”. Sin embargo, no cita ni un solo académico que defienda esta retorcida interpretación. Si su “trabajo” fuese un estudio serio, esta frase debería ir acompañada de una nota a pie de página para apoyar esa afirmación.

También recurre a interpretaciones fantasiosas para hacer decir a los textos lo que no dicen, diciendo, por ejemplo, que términos como "hermano" no deben interpretarse en el sentido usual o que la alusión a que Jesús fue matado fuera de la puerta, se refiere a una ciudad espiritual porque no se menciona el nombre de la ciudad (dando por hecho que sus lectores ignoran que Jerusalén era la única ciudad en la que los judíos realizaban los sacrificios). Esa actitud me recuerda a la excelente parodia de las sectas de Les Luthiers titulada El Sendero de Warren Sánchez, en la que se dice: “Habiéndosele presentado un pobre hombre presa de la confusión y habiéndole preguntado a Warren: "Hermano, ¿cuál es el verdadero sentido de la vida?" Warren respondiole: "El sentido de la vida te lo diré en tres palabras: Yo qué sé". ¿Qué nos quiso decir Warren con eso? Analicemos la frase. La palabra “yo” – ego – parece indicar egoísmo, soberbia. Lo que pasa que Warren lo usa por oposición, o sea humildad. O sea que cuando Warren dice “yo” quiere decir “humildad”. Entonces dice “Yo qué se”, o sea “Yo que sí se”, entonces Warren conoce el sentido de la vida pero, por humildad, ¡no lo quiere decir!”

En definitiva, se trata de un bodrio que no hay por dónde agarrarlo y que está pensado para engañar a quienes se creen cualquier cosa sin contrastarlo. Lamentablemente, en varios foros y páginas webs he podido leer a muchos que utilizan su obra como una referencia y, ante los argumentos en contra, se escudan mostrando en Doherty una fe igual o mayor a la que los ateos dohertianos reprochan a los creyentes.

Saludos cordiales, 

2 comentarios:

  1. Magnífico comienzo de blog, promete ser una maravilla.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por tu amable comentario

    ResponderEliminar